05 junio 2011

Autobronceador: tu aliado, no tu enemigo!

Best Blogger Tips
¡Hola chicas!

Uno de los inconvenientes de ser blanca como la leche y tener una boda en verano es que cuando te pones el vestido corto de tirantes y te miras a las piernas siempre hay alguien cerca que te suelta: ¡qué blanca que estás! Irás a la playa antes para que te dé un poco el sol, ¿no?
Pero resulta que no…que la playa no hace milagros y el blanco leche no se transforma en el look tostado por el sol que tanto nos gustaría en sólo 15 días. Afortunadamente, la cosmética nos ofrece un plan B: el autobronceador! Así que si eres como yo y pasas de tostarte al sol vuelta y vuelta para acabar roja como una gamba…este post es para ti!

CÓMO APLICARTE EL AUTOBRONCEADOR

Bajo mi punto de vista, conseguir que el autobronceador parezca natural depende casi más de la preparación de la piel antes de aplicarlo que del propio producto. En la ducha, exfolia la piel con tu exfoliante habitual insistiendo en las zonas más secas del cuerpo como las rodillas, codos, tobillos y talones usando una esponja loofah (una esponja vegetal). Te recomiendo el exfoliante Ocean Salt de Lush (10,50€/120gr).
A continuación, hidrata la piel con tu loción corporal habitual. Evita las lociones con perfume para que no se mezcle con la fragancia del autobronceador. Aplica el autobronceador comenzando por las piernas en dirección ascendente evitando pasar por las zonas conflictivas y cuando hayas acabado, con el producto que te haya quedado en las manos, masajea suavemente las rodillas, codos, tobillos, talones y pies. El truco es que apliques muy poco producto en estas zonas difíciles para que el efecto sea muy natural y no se vean errores.
Recuerda que para que se absorba bien el producto en la piel es necesario esperar 30 minutos.

ESCOGER EL AUTOBRONCEADOR

Escoge el autobronceador según tu tipo de piel. Si tienes la piel clara te recomiendo la línea Nivea Sun Touch porque al ser muy fácil de aplicar se difumina muy bien en la piel y no te deja un look marrón anaranjado artificial sino que el tono se aprecia poco a poco. Si tu piel tiene un tono más oliva prueba la línea L’Oréal Sublime Bronze. Para el resto de pieles más morenas recomiendaría los autobronceadores de firmas muy populares entre las celebrities como St. Tropez o Xen-Tan. Ambas firmas llevan mucho tiempo en el mercado y tienen una gama de productos muy especializada. Otra opción son los autobronceadores de la firma inglesa Fake Bake, en especial échale un vistazo a su Airbrush instant self-tan (27,50 GBP).


DOS & DON’TS

1. Nunca te apliques el autobronceador el día antes de tu gran evento. En mi opinión, es mejor aplicarlo un día sin prisas por la noche antes de dormir para que el producto se absorba bien y no hayan rozaduras con la ropa. Al día siguiente examina tu bronceado a la luz del día y si ves excesos de autobronceador o zonas más oscuras que otras pasa suavemente un algodón impregnado con quitaesmalte sin acetona.
2. Depila la zona siempre antes de aplicarte el autobronceador.
3. No utilices exfoliantes a menudo después de haberte aplicado el autobronceador. Opta por geles de ducha suaves para prolongar el bronceado.
4. Aplícate el autobronceador con guantes, de ese modo evitarás tener que quitarte los restos de las manos durante horas!
5. ¡No te desanimes! Si un autobronceador no te funciona, prueba con otro, hay miles de opciones en el mercado. Recuerda que para conseguir un look natural es importante que el tono que te deje el autobronceador se parezca lo más posible al tono de tu piel cuando está bronceada.
6. No te apliques el autobronceador en el rostro, deja al maquillaje esa tarea! una base de maquillaje más cálida o incluso los polvos bronceadores te aportarán un look más natural y elegante que un autobronceador por mucho que esté pensado para el rostro. Believe me!

Y tú ¿qué piensas? Ves al autobronceador como un aliado o te sigue dando miedecillo?

Bsos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...